Agrupaciones poco compatibles

A veces nos consultan algunas parejas sobre las agrupaciones la música de la ceremenia religiosa de su boda y solemos orientarles en una dirección u otra. Por supuesto hay que tener en cuenta el repertorio deseado y el presupuesto con el que se cuenta, pero a veces tenéis en cuenta el factor visual y aunque no es frecuente, nos pedís a veces sólo un dúo de violines, o una flauta y un violín, por ejemplo.

Nuestra respuesta suele ser la misma: contar con sólo dos instrumentos/voces agudos (o graves) no es idóneo puesto que el resultado final queda un poco “hueco”, y más si es para música de una iglesia (y si se trata de una grande, no digamos). Hemos hecho un pequeño ejemplo visual esperando que se entienda mejor.

Tonos

Podéis ver en la imagen de la izquierda una predominancia de tonos oscuros, y en la de la derecha, de tonos claros. Sin duda, la que nos muestra una imagen más agradable es la central, ya que tiene tonos oscuros, medios y claros. Con el sonido de los instrumentos y voces pasa lo mismo: necesitamos instrumentos graves (p. ej: el violonchelo), medios (p.ej: la viola) y agudos (p. ej: el violín) para rellenar todo el espectro sonoro y quede un sonido compacto y redondo. También hay instrumentos polivalentes como el órgano, que cubren todos estos registros sin problemas. Es por ello que desaconsejamos combinaciones de instrumentos o voces que sólo cubran sonidos agudos o graves y solemos incluir el órgano por su versatilidad.

¡Esperamos que lo tengáis un poco más claro!